Reto 3

Estoy de pie en mi cocina con el móvil, ajeno a todo. Twitter, facebook… Actualizaciones cada minuto. Atención constante. Mi vida virtual se adueña de todo. Es mi todo. Me ayuda a ignorar la realidad.

Me froto los ojos molesto y una vez más, le bajo el brillo a la pantalla. ¡Bip, bip, bup! <>. Lo abro indiferente.

Entro en shock.

Mi corazón galopa llevando a cabo el intento de huir que no puedo hacer. Releo el mensaje. <<Esto es una mierda, ¡debe ser una broma! Es demasiado pronto>>. Nervioso, con la boca seca y las manos sudorosas, asimilo lo que significa el mensaje. <<Y yo que quería vivir un poco más… y llegar a la universidad y tener hijos con Helena, o al menos intentarlo…>>. Me río. Un poco menos atacado, decido no decirle nada a mi madre.

Subo corriendo las escaleras hacia mi habitación, al llegar, busco mi portátil. No aparece por ningún lado.

-¡¿Dónde está?!-grito alterado de nuevo.

-¿Qué buscas, Manolo?-dice mi madre alertada.

-¡El portátil!

-¿No recuerdas que está requisado hasta que apruebes?-me responde.

<<¡No! ¡Mi vida depende de conseguirlo!>> quise gritarle, pero me contuve, yo no soy una reina del drama como mi hermana.

Necesito un plan B: el móvil. Es más lento y petardo para esto, pero me vale para salir del paso. Ya está todo listo. <<Uno, dos… ¡Tres!>>.

Las notas de selectividad habían salido antes de tiempo.

A.W.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s