Improvisación IV

Había un sol brillante, que cegaba mis afilados ojos. Entornándolos casi al máximo me subí al dragón; no fui consciente de la belleza de tal bestia hasta que emprendió el vuelo dándole la espalda al sol.

Era preciosa. Una dragona Frissha, o ”fría”, en mi idioma, cuyas escamas plateadas devolvían un curioso y atrayente brillo azul. Eran elegantes, acordes con su esbelta y delgada figura que le dotaba de un cierto aire de belleza débil. Sin embargo, su cuerpo estaba lejos de ser quebradizo, era ágil, flexible y con una dura coraza que la protege del frío.

A veces me preguntaba como había acabado en mi camino.

Soplaba viento, demasiado como para que pudiera escuchar las fechas que ella esquivó con facilidad. No esperaba un ataque tan pronto, aunque tampoco alteró mucho nuestra ruta. Syla se elevó por encima de las nubes y hasta ella los perdió de vista. Era todo tan maravilloso a lomos de un dragón…

 

> <

¡Hola, lectorzuelos! Ya hacía un tiempo, eh.

Os traigo esta improvisación especial, con ella pretendo iniciar el borrador de un escrito para volver a disfrutar de mis historias aunque sea sin preparación, pero disfrutando de mi creatividad y poniéndola a prueba. Como os imagináis, es muy voluble, y no sé a qué me llevará: si a continuar este escrito, iniciar otro, divagar… Lo que sí os puedo decir es que me encantaría compartirlo con vosotros, ¿os apuntáis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s