Espina(s)

Una dulce espina,

se retuerce.

No sabe nadar,

así que aprendió a trepar.

En espiral como una pena dolida,

o un soplo de esperanza carcomida.

Olía bien, sabía mejor,

una espina singular.

Sin dudar, pues duda era,

la espina del amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s