Segundo micrófono abierto Literario

¡Hola a todos! Este sábado, 15 de octubre participaré en el Segundo micrófono abierto Literario que organizan el Taller de Escritores y la Qarmita, una libreria cafetería de Granada (a la que tengo muchas ganas de ir, ya que sale en Cómo matar a una ninfa).

qarmita

 

¡Espero que os animéis a participar o ir como oyentes! 🙂

¡DOS AÑOS TIENE EL BLOG! + ESTRENO

¡Hoy es el cumpleaños de mi pequeño! ¡Dos añazos ya y 62 entradas publicadas! Como pasa el tiempo :’)

Hoy os traigo una canción para estrenar una nueva sección: Mi banda sonora. ¡Canciones por doquier! ¿Y su relación con la literatura? Que les debo más de un momento de inspiración y una idea.

Esta vez aún no sé que puede salir de escuchar esta canción, pero se me ocurre un personaje para Last train to paradise¿Os imagináis como puede ser escuchando esta canción?

Una pista, por ahora he pensado en un hombre.

I WALK ALONE

(Las imágenes del vídeo no tienen nada que ver.)

It’s my life and I’ll do what I want…

PD:No he podido subirla hasta ahora. Perdonad.

A.W.

Yo no soy un número

No dejes que los números controlen tu vida

De pequeños, comenzamos con un nombre. Junto a él empezamos la escuela, y con ella, el reino de los números. ”Las matemáticas -nos dicen- son muy últiles y están en todas partes”. No queremos creérnoslo. Sin embargo, damos cuenta de ello por el nº de lista, que poco nos importa excepto si es el de la mala suerte… Luego vienen las notas que -¡oh, no!- nos demuestran que esos números son importantes. Son nuestras calificaciones, el resultado de nuestro esfuerzo, lo que nos merecemos, algo de lo que presumir o de lo que llorar, normalmente por un castigo de los padres o por las correspondientes burlas de los compañeros.

Sin embargo, los números son mucho más poderosos. En la preadolescencia y adolescencia llegan las comparaciones, tanto con compañeros como con modelos, los estereotipos hacen mella: la talla, tanto de cintura como de pecho o pies, ¡todo importa! ¡Eres muy alta, nunca encontrarás a un chico más alto que tú! ¡Qué gordo! Menudas tetazas. Eres una tabla de planchar, chiquilla. ¿Cuánto te mide? ¡Qué poco aguantas corriendo! ¿Sólo puedes llegar hasta ahí?

Antes de hacer selectividad un amigo dijo por un grupo: Recordad, ante todo no sois números. Me reconfortó y esa frase fue la que me repetí como un mantra. Realmente mi vida no se iba a acabar con una mala PAU o un mal examen. Por contra,

Ni siquiera en el blog estoy a salvo. Me atenazan el nº de visitas, entradas, libros por leer;  el tiempo que llevo sin subir una entrada…

Los números parecen mandar, opinar, ¡pero son simples números! Quiero decir, ni siquiera tienen vida o conciencia. Tampoco son tangibles. Creo que les damos demasiada importancia. ¿Y tú? ¿Eres un número?

La niña que amaba la felicidad

Cuenta la leyenda que un día oscuro, en el que llovía con fuerza y se escuchaban truenos, una niña pequeña, de siete años entró corriendo en su casa, que quedó inundada por sus risas. La chiquilla, empapada por culpa de la lluvia, mostraba una sonrisa divertida a sus preocupados padres, que pensaban que podía enfermar. La pequeña les dijo que tendría más cuidado, pero que tenían que seguir estando alegres ya que ella estaba bien, a lo que le respondieron ”por supuesto”.

Al cabo de una semana la niña cayó enferma y no había cura alguna. Pasado ya un mes, consciente de que iba a morir, les dijo unas últimas palabras:

-Mañana, cuando salga, el sol y se evapore el rocío que solía observar, bajo el viejo olmo os encontraréis el secreto de mi felicidad.

La madre y el padre asintieron mientras notaban como su máscara se resquebrajaba, pero aun así la madre fue capaz de susurrarle dulcemente:

-Te quiero y siempre te querré. Por eso no soy capaz de mentirte y me parece injusto ser feliz si tú no estás aquí… Mi pequeña…-terminó sollozando.

El padre, compungido, abrazó con fuerza a su hijo menor y luego a ellas.

Fue su último abrazo.

Al final, la atenazante ausencia de su pequeña sumió a la casa en la oscuridad. Sin risas ni sonrisas. Vacío. Nada. Sin embargo, el hermano pequeño, sintiéndose triste y vacío fue debajo del viejo olmo, donde encontró una cajita de esparto muy bien confeccionada y decorada. En su interior solo había una nota. ”La felicidad está en ti, no en mi”. El niño, esperanzado, se lo enseñó a los padres y éstos, al ver semejante tontería, quemaron el papel ante los atónitos ojos del muchacho.

Al día siguiente, el joven volvió al mismo árbol llevando consigo la caja donde apareció otra nota: ”Hola, hermano, aunque te dé miedo -el chico tragó saliba- ve a mi tumba. Cree en mi, por favor.” Decidido, fue donde estaba enterrada su hermana y colocó con extremo cuidado la caja encima, entonces, aparació otra nota: ”Yo regresaré, cuando la felicidad consiga volver”.

El niño, entusiasmado, puso todo su ahínco en hacer que la felicidad volviera: se portaba bien, ayudaba en casa, limpiaba, era amable y hasta cocinaba; hasta que un día lejano toda su familia sonrió de nuevo, y, volvió a reír, no paso, lo que tanto ansiaba: la reaparición de su hermana, el símbolo de la felicidad. Ella les dejó la cajita llena de verdadera felicidad para que no lloraran más por ella, porque la joven estaba en cada risa, cada sonrisa, cada palabra amable o gesto cariñoso que intercambiaba la familia. Ella era felicidad, aunque esperaba que no la necesitasen ya, porque tuvieran su propia caja, su propia felicidad.

Last train to paradise

Entramos en el llamado ”Last train to paradise”, el cuál me sonaba a nombre de canción. Ryka me sonrió satisfecha y ladeó la cabeza. Yo le miré seria, sin ganas de hablar. No le veía sentido alguno a mi vida. Condenada a mi sinrazón, estaba sentada junto a la más extraña chica que había visto. Quizás por eso estaba con ella, porque parecía no pertenecer a ninguna parte.

Ryka llevaba un vestido magenta a rayas negras, que no eran ni horizontales ni verticales, oblicuas; era de manga corta y se terminaba justo un poco por encima de sus aparentemente frágiles rodillas. Sin embargo, lo más característico -para mi- era su peinado: una coleta al lado con un gran lazo magenta, tres pinzas con lacitos y muchos accesorios más pequeños, que decoraban su bonito pelo castaño, que caía lacio hasta su cintura.

Sonreí al sentirme más normal a su lado y le hablé.

-No veo nada de raro en este tren-suspiré perdiendo mi escueta sonrisa-. No entiendo por qué te hacía tanta ilusión traerme.

-Ibas a suicidarte, ¡quería intentar impedirlo!-bufé repentinamente molesta-. ¡El túnel!-Gritó con alegría levantándose de un salto y levantando los brazos.

Todo se hizo negro. Me limité a observar lo que no podía ver, debido a su carácter inmaterial: contemplé la nada, la oscuridad.

Pasaron un par de minutos hasta que salimos del túnel o eso pensé. De sopetón, quedé deslumbrada y sentí como el suelo desaparecía, y yo caía en un deslumbrante vacío. <<Voy a morir>>. Cerré los ojos con fuerza, tratando de reprimir las lágrimas pero no pude. <<¡¿Pero no querías salvarme, Ryka?!>> Tenía miedo. Jamás pensé que lograr mi única meta era tan aterrador. El dolor. La nada. Yo. <<Por fin estaré en paz, aunque me prometí que no lloraría>>. Me recriminé mientras trataba de quitarme esas molestas gotas… <<¡¿Cuánto más voy a seguir cayendo?!>>. Esperé temblando espachurrarme contra el suelo, pero nunca llegó ese momento. La vida aún no quería liberarme.

Sentí como algo me acogía en sus ”brazos”. Traté de liberarme pero eso solo conseguía que me ahogase, ese ”algo” se enredaba  y aprisionaba mi cuerpo, por lo que seguí luchando para alcanzar mi meta. Lo último que vi fue una mueca de disgusto en los labios de una mujer que no pude identificar.

-0-

¿Qué os parece? ¿Queréis saber más sobre la loca de Ryka y su ”amiga”? No sé qué voy a hacer, pero si me ilusiono con la idea podría lograr una historia 😛 ¿Os gustaría?

¡No os olvidéis la sonrisa!

A.W.

Cómo matar a una ninfa

Título: Cómo matar a una ninfa

Saga: Ada Levy (1/3)

Sinopsis:

Cómo matar a una ninfa

Autor: Clara Peñalver

Género: Crimen y suspense (50%), erotismo (25%), romance (25%) (Adultos)

Editorial: Debols!llo/Radom

Páginas: 381

Año de publicación: 2013

Opinión:

9788415725305¡Tenemos una sinopsis a la altura! ¡Aleluya! Y el argumento no se queda atrás. Clara teje con maestría una trama apasionante en la que todo gira alrededor de la protagonista, no de la investigación, ya que el libro es el diario de Ada Levy, la protagonista. Esto me ha gustado, puesto que al ser el eje central de la novela, sirve de nexo de unión para todas las subtramas que mejoran la historia. Sin embargo hay detalles predecibles y mejorables. (1’75/2)

Los personajes son variopintos: con sus virtudes y sus defectos; realistas. Están bien creados, pero hay algún caso que está incompleto, que sus acciones carecen de los argumentos suficientes o faltan datos sobre su físico. Son pinceladas que faltan. (1’75/2)

La velocidad de lectura fluctúa a lo largo de la novela, y aunque en general es rápida, a veces se vuelve lenta y densa. (1’5/2)

Cómo matar a una ninfa00
Se ve peor de lo que creía 😦

El estilo de Clara me ha fascinado. Me parece único, quizás por la peculiar personalidad de Ada, la narradora. Sin embargo, dudo mucho que la psicóloga y los lectores necesitemos todas las descripciones sobre sus viajes, detallados minuciosamente. A veces, se hace pesado y denso, a no ser que te lo tomes como una ”guía turística”. [¡Yo lo he hecho! :D] (1’5/2)

En mi opinión, es un libro muy interesante que no es fácil de olvidar (tampoco es muy difícil, un término medio-alto). Me ha gustado mucho, aunque le sobra erotismo y le falta comicidad, para que la lectura sea aún más placentera. Recomiendo encarecidamente escuchar todo el jazz que propone la novela. Ah, y para mí, era una novela autoconclusiva. Necesité que me dijeran: ”Oye, ¿cuántos libros son? ¿tiene segunda parte?” Fue entonces cuando me cercioré. Menos mal que lo hice… (1’75/2)

Calificación:

Muy bueno

Precio en papel: 5’95 (Debolsillo con tapa blanda) o 14’95 (Random, normal con tapas duras)

Precio en e-book: 8’99 (Random)

A.W.

Solo tú

El problema cuando te ocultas, es que se te pasan las cosas que suceden a tu alrededor, pues estás tan metida en tu mundo que desfiguras la realidad.

sc3b3lo-tc3ba-por-siempre-tc3ba-2-moruena-estringanaTítulo: Solo tú

Saga: Serie tú (2/3)

Sinopsis:

Abigail es una joven escritora que, tras ver como su mejor amiga casi pierde el amor de su vida por sus inseguridades, decide decir basta y empezar a ser quien ella desea ser, no la persona que su ex creó con sus palabras ofensivas y su poder de destrucción.

Tras unos meses alejada de todo, regresa a su trabajo en la editorial, con fuerzas renovadas, con la sonrisa de nuevo plantada en su cara y una maleta llena de sueños e ilusión.

Está deseando reencontrase con él, Killiam, el hombre de ojos grises que hace que su corazón lata acelerado y al que sabe que debe olvidar, pues su ex novia ha regresado con la clara intención de recordarle que el primer amor nunca se olvida… ¿O sí?

Lo que empieza como un ejercicio para dar más pasión a sus libros de la mano de Killiam, se convierte en un juego peligroso donde el amor está en juego y donde Killiam deberá decidir si el mejor amor no es el primero, si no el último.

¿Conseguirá Abigail que Killiam la ame solo a ella? ¿O el primer amor es de verdad el más fuerte y verdadero?

Solo tú01
A.W.

Autor: Moruena Estríngana

Género: Romántico (adultos)

Editorial: EdicionesKiwi

Páginas: 425

Año de publicación: 07/03/2016

Opinión: Moruena ha mejorado con este libro. La trama es mejor que en el anterior, ya que aunque parece que nos ha contando todo en la sinopsis, eso solo es la punta del iceberg en muchos aspectos. Eso sí, a veces se hace pesado que te repitan lo mismo sin desvelarte nada. ¡Ya sabemos que eso es importante y hay algo detrás! Desembucha, escritorzuela. e.e Los giros argumentales al final del libro -es cuando destacan- son buenos, al igual que el misterio y los secretos que envuelven a algunos personajes como Owen, Maddie, Leo… (1’5/2)

Cada persona es maravillosa por ser quien es, no por quien cree que debe ser; y yo ya no lo olvido.

Solo tú
A.W.

Los personajes mejoran, aunque admito que puede ser porque personalmente me han gustado más. Los que se incorporan en esta entrega como los padres de Abby, o los que se repiten y de los que descubrimos un poco más; Owen, Killiam y Abby, consiguen hacernos sonreír y reír en numerosas ocasiones, por lo que la lectura es mucho más placentera y llevadera (1’75/2). Los personajes también son más entrañables y se les coge más cariño, sobretodo por el grandísimo empane de Killiam y cómo reaccionan ante este (1’75/2). ¡Un aplauso, hombre!*

 

Vamos con la narrativa. ¿Ha mejorado? Pues si lo ha hecho es tan nimio el cambio que no lo he notado. ¡Pero, ojo! Que también hay erratas en la edición*, así que sigo sin poder juzgarla correctamente. Aún así es repetitiva, tanto de ideas como de palabras. Luego, la ambientación -y creo que esto ya es gusto personal-: echo en falta más descripciones, aunque sean muy breves, sobre las apariencias de los lugares.(0’75/2).

En mi opinión, es otro libro de fácil lectura, mucho más agradable que el anterior ya que abundan los momentos cómicos gracias a los personajes, que son graciosos, pícaros, directos y muy lindos [¡Kawaiis!]. Sigue siendo perfecto para abstraerse y pasar un buen rato, e incluso animarte. En este caso querrás abofetear al protagonista y a su ex. Ah, y también querrás raptar a Owen y a Maddie para que te revelen sus secretos de una puñetera vez. Por eso de que somos todos unos impacientes, ¿verdad? 🙂 (1’5/2)

Puntuación:Bueno 7'25

Precio en papel: 16,90€ (encuadernación rústica con solapas)

Precio e-book: 3,99€

Book traíler

Booktube-a-thon 2016 Fin!

¿Qué tal os ha ido? A mí no muy bien, al final abandoné. Lo que he leído ha sido:

  • Solo tú: Lo tenía empezado así que ha sido desde la página 226 a la 425 (el final sin contar agradecimientos).
  • El resto han sido cosas sueltas de distintos libros.

Por ello, a pesar de la ilusión inicial, no ha sido tan ”guay” como esperaba, entre otras cosas porque mis ojos me molestan como lea mucho tiempo seguido… cosas de gafotas. Y más aventuras y desventuras en las que al final no leo y hago otras cosas, que tampoco es malo [¡Tengo vida social! :D]. También he disfrutado viendo los retos que hacían las booktubers.

En fin, otro año lo intentaré de nuevo y lo haré mejor, además, seguro que hay muchos más retos por intentar y si no, me los pongo yo 😉 Por eso he retomado un reto que hago desde el año pasado. Intentar leer 20 libros en un año. Este año llevo leídos (que me acuerde):

1-El lenguaje de Arnelle

2-Luces de Bohemia

3-Siempre tú

4-Solo tú [reseña próximamente…]

5-Crónicas de una muerte anunciada

6-Los girasoles ciegos

7-La rosa de los vientos (Antología poética) [leyendo…]

¡Eso es todo! ¡Mucho ánimo!

A.W.